web analytics

Sanar la Trama

Terapia familiar - Ibiza y online

familia campo
El nacimiento de un hijo... Un cambio de ciudad y trabajo... La enfermedad de uno de los miembros... La llegada de la adolescencia... La muerte de un familiar... Pérdidas y duelos... Separaciones, divorcios, reconciliaciones... Crisis económicas... Crisis personales... El nido vacío...

La familia soporta muchos cambios y desafíos ¿Por qué no hacerlo con ayuda?

 

No hay nada más universal que la familia. Todos tenemos una, y bien sabemos lo importante que es su apoyo para no estar solos, para sentirnos protegidos. Aunque también la familia puede «apoyar» demasiado, lo cual dificulta nuestra intimidad, autonomía o decisiones. Las relaciones familiares son una danza continua entre el sentimiento de pertenencia, de cuidado mutuo, y el sentido de separación, autonomía y libertad. Encontrar el equilibrio saludable entre estas dos polaridades puede ser un gran desafío.

Nuestra familia tiene un enorme poder sobre nosotros, es fundamental en la creación de nuestra identidad individual, y es nuestra primera escuela en lo que respecta a relaciones sociales y la comunicación.

Como cualquier organismo vivo, la familia atraviesa a lo largo de su vida muchos ciclos, cambios, desafíos y problemas de los cuáles aprende y a los que se va adaptando. Sin embargo, a veces esta adaptación puede costar más: entramos en bucles o bloqueos, nos cuesta entendernos y comunicarnos, alguno(s) de los miembros enferma(n), no nos acomodamos a las nuevas necesidades que van surgiendo, llegan nuevos miembros y todo se desajusta, un miembro se marcha y no sabemos qué hacer…

 

Ante estas situaciones, la terapia familiar puede ser de gran ayuda, ya que las familias son capaces de superar todas estas adversidades, pero no hay razón por la cual deban hacerlo solas. Un terapeuta familiar puede brindar las herramientas necesarias para que la familia cree nuevas formas de relación, recupere la comunicación perdida, se sane a sí misma y sea un contexto de seguridad, protección y conexión para sus miembros.

¿Cuándo ir a Terapia Familiar?

¿Cómo es que están tan rebeldes?...Ya no se les puede poner un límite... ¡No nos ponemos de acuerdo!... ¿Podemos hablar sin discutir?... ¿Por qué me habla de esta manera?... Ya no hacemos nada juntos... Es como si no le conociera... ¿Cómo se lo decimos a los niños?... En casa de eso no se habla...

¿Cómo hemos llegado hasta este punto?

Algo que habitualmente comentan las familias que llegan a una consulta de terapia familiar, es que no saben cómo han llegado al punto de conflicto en el que se encuentran. Esto es absolutamente normal. 

Las personas no tenemos una muy buena capacidad para evaluar los cambios que se van produciendo a nuestro alrededor cuando estos son progresivos. Tampoco somos demasiado objetivos para valorar nuestra responsabilidad en un conflicto relacional (solemos focalizarnos en cómo la acción del otro nos afecta y pasamos por alto cómo la nuestra influye en los demás).

Por eso es importante contar con el apoyo de alguien de fuera, que pueda ver las cosas con mayor distancia emocional y objetividad, y que ayude a identificar la raíz del conflicto.

A grandes rasgos existen tres grupos de eventos que pueden hacer que una familia presente problemas y requiera de terapia familiar:

¿Tienes dudas o preguntas?
Si prefieres, puedes dejarme tu teléfono y te llamaré para orientarte de manera más personal.

¿Sientes que las relaciones familiares están afectando el desarrollo de los miembros o dificultando su autonomía? ¿El problema en un miembro está afectando a los demás? ¿Sería positivo para todos encontrar nuevas maneras de comunicación y diálogo?

La terapia familiar es el lugar donde podemos trabajar estos asuntos. Se trata de un espacio para pensar juntos, reflexionar, entender y buscar soluciones. No tiene ninguna intención de determinar quién tiene la razón y quién está equivocado, sino que se centra en poder aumentar la comprensión entre los integrantes de la familia y mejorar su capacidad de apoyo emocional mutuo.

Mi forma de trabajo es muy respetuosa con los estilos de cada familia y sus tiempos. Soy consciente que acudir a un terapeuta familiar no es una tarea fácil, requiere de mucha valentía, por lo que siempre estaré atento de respetar y equilibrar los deseos de la familia, para que todos puedan sentirse cómodos y escuchados dentro de la terapia, a la vez que avanzamos en los objetivos de cada uno y del conjunto familiar. 

Todos los miembros de la familia (y de su red social extensa) que sientan deseos de mejorar la comunicación, el respeto y la comprensión están invitados a participar. Las sesiones serán en ocasiones grupales (toda la familia), así como por subsistemas (sólo padres, sólo hermanos) o individuales (algún miembro en concreto). Independientemente del número de personas que participe en las sesiones, la terapia familiar se enfocará en intervenir en las reglas de relación de los miembros en su conjunto, mejorar la comunicación, que la familia encuentre nuevos significados a los hechos, y que sea capaz de convertirse en un contexto de protección y autonomía para todos sus miembros.

Lucas Narambuena - Psicólogo Clínico
Terapeuta Familiar Sistémico

Preguntas frecuentes sobre terapia familiar

¿Qué efectos tiene la terapia familiar sobre la crianza?

Prácticamente todos los padres que han pasado por un proceso de terapia familiar afirman que esto les ha ayudado a mejorar sus habilidades de crianza. Educar a un hijo es una tarea difícil, y no venimos con un manual de instrucciones.
Un padre que acude a terapia familiar para reflexionar acerca de su estilo de crianza tiene altas probabilidades de poder proporcionar un lugar terapéutico y seguro para sus propios hijos (¡y no sólo una hora por semana, sino todos los días!).
Serás capaz de ayudarle a convertirse en un adulto emocionalmente sano, a poder afrontar mejor las situaciones adversas de su vida y a procesar sus emociones de manera efectiva (ya que verá el ejemplo en ti).

¿Quiénes deben acudir a la primera consulta?

Esto es algo a determinar por teléfono antes de la cita en función de vuestra situación. En ocasiones lo indicado será que acuda toda la familia, en otras que acudan ambos padres, o combinaciones concretas de miembros de la familia. No dudes en consultarme tu situación de manera específica para que encontremos el formato que mejor se adapte a vuestro caso.

¿Cómo le explico a mi hijo que iremos a una terapia familiar?

Es importante brindar un mensaje de seguridad, decirle el nombre de pila del psicólogo y explicarle que se trata de una persona que ha ayudado a muchas familias y que la razón por la cual le visitaremos es para que también pueda ayudarnos a nosotros a sentirnos mejor y a cuidarnos los unos a los otros.
Se le puede explicar que se le harán preguntas, pero que no es necesario que las conteste a todas y también que no hay respuestas correctas o incorrectas.
Antes de la sesión es importante hablar con el terapeuta, quien puede brindar indicaciones más concretas y adaptadas a vuestro caso de cómo preparar al niño o adolescente para la consulta.

¿Cuánto dura una terapia familiar?

La duración de la terapia depende de muchos factores, como el objetivo del tratamiento, la gravedad de los problemas sobre los que debemos trabajar y el grado de participación de la familia en el proceso. En algunos casos es suficiente con 2 o 3 sesiones, en otros casos he acompañado a familias durante un año, o más. Además, una vez conseguidos los objetivos, se suelen ofrecer sesiones de seguimiento a largo plazo a 3 o 6 meses con la intención de asegurarnos que los cambios se han consolidado y revisar los nuevos desafíos que la familia va encontrando al aplicar las nuevas herramientas y habilidades que han aprendido en terapia.

¿Cuál es la duración y frecuencia de las sesiones?

Las sesiones de terapia suelen durar entre 50 y 60 minutos.

La frecuencia es flexible y se decidirá conjuntamente en función de la recomendación terapéutica y las preferencias o posibilidades de los clientes.

No existe una frecuencia preestablecida y puede variar a lo largo del tratamiento en función de las necesidades del los clientes y su evolución.

¿Cuánto cuesta una sesión de terapia familiar?

En Sanar la Trama, las tarifas son las mismas para todos los servicios de terapia:

  • 80€ sesiones presenciales (Ibiza).
  • 70€ sesiones online
¿Cómo reservo una sesión de terapia familiar contigo?

Poniéndote en contacto conmigo directamente a través de cualquiera de los medios disponibles:

– mail: info@sanarlatrama.com

– teléfono o WhatsApp: +34 611 67 84 33

Formulario de contacto de esta web

¿Tienes alguna pregunta? ¿Quieres pedir una cita? Contacta sin compromiso, estaré encantado de ayudarte